Tristán de Acuña, la isla más remota del planeta.

Tristán de Acuña, la isla más remota del planeta.

Esto es Tristán de Acuña, la isla más remota del planeta.
Es una locura de lugar; de hecho, hace unos días publiqué un hilo en Twitter contándooslo, y os su historia os gustó tanto que acabó siendo trending topic. Así que, para aquellos que no sois muy de Twitter, he decidido dejaros la historia también por aquí 🙂

Si lo prefieres, puedes leerla directamente en Twitter (con más fotos y memes):

https://twitter.com/Azul_Mistico/status/1255528811535437824?s=20

O si te da pereza leer, puedes echar un vistazo a mi vídeo en YouTube:

¡Empezamos!
Fuente principal, y web de la isla: tristandc.com 

¿Dónde está Tristán de Acuña?

Tristán de Acuña (Tristan da Cunha en inglés) es un archipiélago perteneciente al territorio de ultramar Británico de Santa Elena, Ascensión y Tristán de Acuña. Está formado por 4 islas principales:

– Tristán de Acuña (la principal y habitada)
– Gough (donde sólo hay una estación meteorológica sudafricana con 6 operativos)
– Nightingale
– Isla Inaccesible 

Esta es la isla Inaccesible. Son los restos de un volcán extinto hace 6 millones de años, y está rodeada de acantilados, lo que la hace, como su nombre indica, prácticamente inaccesible:

Isla inaccesible Tristán de Acuña

Como está tan aislada y no hay depredadores, es un paraíso para ciertas especies. De hecho, sólo aquí se puede encontrar al ave no voladora más pequeña del mundo, el Rasconcillo de Tristán (Atlantisia rogersi).

El archipiélago está en medio del Atlántico Sur, y tiene el récord Guinness al lugar habitado más remoto del planeta. El siguiente lugar habitado más cercano es la isla de Santa Elena, a 2400 km y sin ningún tipo de conexión con Tristán.
El siguiente punto más cercano es Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, a 2800 km. Sudamérica está a más de 3300 km.

Mapa Tristán de Acuña
Tristán de Acuña

Estas distancias os pueden parecer una tontería, pero ahora es cuando os digo que en Tristán de Acuña no hay aeropuerto ya que el terreno hace que sea imposible aterrizar 😅

Tristán de Acuña vista de la isla

La única forma de llegar a la isla principal es en barco. Hay tres tipos de barcos que pasan por allí:
Cruceros turísticos provenientes de Argentina que visitan la isla, normalmente de paso hacia la Antártida. (1 o 2 al año)
Barcos pesqueros 
El Agulhas, un barco que sólo pasa una vez al año, y que les puso Sudáfrica a cambio de que les dejaran usar la isla de Gough como estación meteorológica.

En total, sólo pasan unos 9 barcos al año, la mayoría pesqueros con sólo 12 camas. Los barcos salen de Ciudad del Cabo y el trayecto dura un mínimo de 6 DÍAS 😬 Aunque cuando el mar está agitado pueden llegar a tardar DOS SEMANAS en llegar. Además, el puerto es tan pequeño que los barcos tienen que anclar cerca de la isla y mandar a los pasajeros en lanchas. El mar suele estar fatal y sólo se puede desembarcar 60 días al año, así que lo más seguro es que al llegar te toque esperar unos días a que se calme. Encima, si alguien de la isla decide que quiere viajar ese mismo día, tiene prioridad sobre el resto, te quita el sitio y te toca esperar un mes al siguiente barco. 😅

¿Cómo es Tristán de Acuña, y quién vive allí?

Pero sigamos hablando de la isla: Tristán de Acuña tiene una superficie de apenas 99 km², está rodeada de acantilados de 600m de altura, y en el centro tiene un volcán activo de 2000m (casi nada!). Sólo hay una pequeña zona llana donde se encuentra el pueblecito de 260 habitantes.

El pueblo se llama Edimburgo de los Siete Mares (no me digáis que no es súper épico)… pero los habitantes lo llaman simplemente “el Asentamiento“.

Edimburgo de los Siete Mares, Tristán de Acuña

Considero de vital importancia enseñaros esto, que es lo primero que veréis si algún día ponéis pie en la isla (good luck with that):

Casi todos los habitantes son descendientes de los pobladores originales, así que se produce muchísima endogamia y todos tienen los mismos siete apellidos: Glass, Swain, Green, Hagan, Rogers, Repetto y Lavarello.

Todos llegaron de formas súper curiosas… pero luego os cuento eso. Como es de esperar debido al alto nivel de endogamia (se casan con primos, etc) la población tiene niveles súper altos de enfermedades como asma y glaucoma. Dicen que un 30-40% de los habitantes tienen asma. Además, en la isla no existen los resfriados.

Sé lo que estáis pensando… y no, no ha llegado el coronavirus. De hecho cerraron las fronteras a cal y canto porque sus habitantes son mucho más sensibles ya que no están inmunizados ante casi nada (la gripe por ejemplo es muy peligrosa para ellos). Pero antes de contaros más sobre sus habitantes y cómo viven, os voy a contar la historia de la isla, porque parece un imán de gente aleatoria y desastres, y a mí me dejó bastante a cuadros todo.

La Historia de Tristán de Acuña

 El archipiélago fue descubierto por un explorador portugués que se llamaba Tristão da Cunha (duh!). Este señor, durante su viaje alrededor del mundo, pasó cerca de la isla, pero no pudo pisar tierra porque (oh sorpresa!) el mar estaba revuelto… pero le puso su nombre igualmente, like a boss 😎 Este era el susodicho:

Tristão da Cunha, el explorador que decubrió Tristán de Acuña.

Durante los siguientes 300 años muchos países intentaron hacerse con la isla, entre ellos Inglaterra, Francia, Holanda, Austria, EEUU… pero el terreno era tan escarpado y el acceso tan difícil que al final todos se acabaron rindiendo. 

¿Os acordáis de que antes os he dicho que Santa Elena era la isla habitada más cercana? Pues allí deportaron a Napoleón en 1815, y los ingleses pensaron que Tristán podría ser utilizada por los franceses como base para rescatarlo (recordemos que está a +2200km, pero ok), así que en 1817 los ingleses decidieron mandar una tropa a ocupar Tristán de forma temporal para defenderla de los franceses. (Spoiler: a Napoleón nadie lo rescató y murió en Santa Elena).

Como digo, en principio esto era temporal… pero uno de estos hombres (un escocés que se llamaba William Glass) pensó que Tristán tenía mucho encanto, así que convenció a su comandante para que le dejase asentarse allí de forma indefinida junto a su familia y 4 hombres más.

William y sus hombres se asentaron, trajeron cerdos y cabras y firmaron una especie de “constitución” en 1817. Para evitar que hubiese hombres superiores o más ricos que otros, todos tenían la misma cantidad de ganado y terreno, y en épocas difíciles lo compartían todo. Pero William era el único que se había llevado a su mujer y sus hijas, el resto eran hombres solteros…

Nueve años más tarde apareció en la isla un inglés que se llamaba Thomas Swain, decidió quedarse, y dijo… “señores, necesitamos MUJERES!”. Así que Thomas mandó a uno de los hombres a Santa Elena para que buscase mujeres interesadas en ayudarles a poblar Tristán. Le prometió que se casaría con una de ellas y que le daría un saco de patatas por cada mujer que trajese.
Girl I –

El tipo volvió al año siguiente con 5 voluntarias (2 de ellas hermanas, para ayudar con eso de la variedad genética…;)) y efectivamente Thomas se casó con la primera en pisar tierra. Al poco tiempo las 6 parejas ya tenían 22 niños en total.

Y la población siguió creciendo… Empezó a llegar gente súper random:
Primero, dos estadounidenses de un barco ballenero que se rindieron a los encantos de la isla.
Después un holandés al que se le había hundido el barco por allí (Pieter Groen, le cambiaron el nombre a Peter Green que era más fácil). Este era:

Cuando William se murió, hubo un exilio masivo, y encima se les hundió un barco y murieron 15 hombres de golpe (quedaron 13 viudas, tropecientos niños y sólo 4 hombres adultos – 2 de ellos mayores de 70 años). Variedad genética for the win. 

Encima, en 1869 abrieron el canal de Suez, y los barcos, para evitar pasar por el Cabo de Buena Esperanza y ahorrarse unas millas de mar revuelto, dejaron de pasar por Tristán.

Canal de Suez
Apertura del Canal de Suez

Empezó a bajar el número de balleneros y aparecieron los barcos de vapor, y se quedaron solísimos. Además durante la 1ª y 2ª Guerra Mundial fue aún peor y estuvieron diez años totalmente incomunicados. Pero ellos no necesitaban a nadie porque tenían sus campos de patata, sus ovejas, y sus huevos de pingüino y albatros.

Por cierto, en 1892 se quemó un barco italiano cerca de la isla, y dos de los marineros (Repetto y Lavarello) decidieron quedarse también a vivir allí.
Y en 1908, dos hermanos Glass que se habían ido volvieron a la isla casados con dos hermanas irlandesas. Estas hermanas irlandesas llevaron el catolicismo a Tristán, y son las responsables de que haya dos iglesias en la isla.
Los italianos, que sabían carpintería, les enseñaron a construir barcas para ir a cazar a Nightingale e Isla Inaccesible. En los años 40 abrieron una fábrica para enlatar langosta, que hoy en día es su fuente de ingresos principal junto a la venta de sellos. Fue entonces cuando se empezó a utilizar la moneda – hasta entonces en la isla sólo se usaba el trueque. 

La tragedia

Y bueno, fueron felices y comieron pingüinos hasta 1961, cuando el volcán del que os he hablado al principio (y que hasta entonces no tenía nombre) entró en erupción.

Erupción del volcán en Tristán de Acuña

Aquello empezó a inflarse y a temblar, y tuvieron que salir todos por patas con lo puesto.
Por suerte había un par de barcos pesqueros en la zona que les llevaron a pasar la noche a Nightingale. Después se los llevaron a Sudáfrica, y de allí a Reino Unido.

La fábrica y la playa fueron destruidas, pero el pueblo por suerte quedó prácticamente intacto. Si os apetece verlo, este vídeo de la época explica la erupción con mucho detalle (en inglés, pero mola mucho).

En total tuvieron que evacuar a 300 personas (isleños y algunos europeos). Los transladaron a Calshot, cerca de Southampton, y los metieron en unas viviendas de la RAF (Royal Air Force). La isla, hasta entonces desconocida, pasó a estar en todos los medios de comunicación. 

Imaginad lo rarísimo que debió ser para esta gente llegar a un lugar tan diferente. En Tristán no tenían teléfono, televisión, escuelas, carreteras, coches… y todos eran granjeros y pescadores. Y de repente tuvieron que conseguir un trabajo y adaptarse. Pero lo peor para ellos fue la gripe. Como no estaban inmunizados debido a su aislamiento, muchos murieron al contraer el virus. Algunos se quedaron en UK, otros odiaron esa “sociedad consumista” (en sus palabras) y la gran mayoría decidieron volver a Tristán en 1963. 

Cuando llegaron a la isla, se encontraron con que los perros se habían comido a todas las ovejas y los piratas habían saqueado el asentamiento, y tuvieron que reconstruirlo.

Pero si esta gente es experta en algo es en resurgir de las cenizas. Así que reconstruyeron la fábrica y el asentamiento, y hasta el día de hoy se ha mantenido una población estable de unas 260 personas 😎
Y hasta aquí su historia. Ahora hablemos de la vida en Tristán 😀 

¿Cómo es la vida en Tristán de Acuña?

Como os podéis imaginar, en Tristán se habla inglés. Pero se trata de un dialecto súper curioso, ya que incluye expresiones del inglés del siglo XIX, con sonidos y expresiones del italiano, neerlandés, afrikaans e inglés americano. Es súper curioso, porque cada habitante lo habla de una forma distinta – algunos suenan italianos, otros suenan sudafricanos… y se escuchan expresiones que no son nada propias de Inglaterra. A algunos se les entiende perfectamente y a otros no se les entiende NADA. 

Os estaréis preguntando cómo consiguen la comida, los muebles, la ropa, si tienen internet…
Todo lo que hay en esta isla viene en esos 9 o 10 barcos que vienen al año, así que como podéis imaginar es imposible traer nada fresco de otros sitios (de ahí que la langosta la vendan enlatada, duh). Así que todos son granjeros. 

Cada familia tiene su huerto donde cultivan muchas cosas, pero sobre todo patatas. Ya sabéis que las patatas son muy valiosas en esta isla viendo lo que han llegado a comprar con ellas😅

Además tienen ganado (gallinas, vacas, ovejas…), pero el número de cabezas está muy muy controlado, ya que los las zonas de pasto son limitadas y han tenido problemas serios de sobrepastoreo en el pasado (overgrazing). Estas zonas de pasto, por cierto, hacen las veces de club de golf cuando se aburren y hace buen tiempo.
Si vas a Tristán, puedes jugar al golf con almuerzo incluido por £20 😀

Cuando hace buen tiempo, los hombres se van a pescar.
Las mujeres suelen trabajar en la fábrica enlatando langostas.
Todo lo que no pueden cultivar o pescar (véase harina, comida enlatada, etc) lo tienen que comprar en el supermercado de la isla:

El supermercado tiene que encargarlo todo con meses de antelación para que lo traigan en los barcos. En la isla no hay panadería, así que traen pan congelado. Aunque mucha gente compra harina y lo hace en su casa.

Además, a día de hoy los huevos de pingüino siguen siendo parte de su dieta normal. Los pingüinos a veces ponen dos huevos y dejan que se muera la cría más débil, así que los isleños recogen el huevo pequeño y lo aprovechan para hacer huevos fritos enormes y tortillas.

Aparte de la comida, todo lo que quieran comprar tienen que traerlo encargado de Sudáfrica (o ir ellos a buscarlo) incluyendo ropa, muebles, electrodomésticos… entre eso, y que no manejan mucho dinero (porque tampoco lo necesitan para subsistir), sólo compran lo esencial. 

¿Cómo se comunican?

Otro de los retos a los que se enfrentan en Tristán al estar tan aislados es el tema de las comunicaciones.
En Tristán, el internet fue lo primero en llegar, en 1998. Sólo eran 64 Kbps de conexión telefónica y por satélite, así que en 2006 instalaron una antena para mejorarlo y desde entonces tienen una conexión pública de 3 Mbps (sólo pueden mandar emails con fotos de baja calidad), compartida entre los 260 habitantes y accesible únicamente desde el cibercafé de la isla:

Para mí, lo más chocante es que la televisión no llegó a la isla hasta el año 2001 (!!!) y los teléfonos fijos en las casas aparecieron con la instalación de la nueva antena en 2007. Por supuesto, no hay móviles ni cobertura.

Por cierto – si os mola lo de estar desconectados y estáis pensando en mudaros allí, id olvidándoos: para mudarse allí hay que tener consentimiento por escrito de todos y cada uno de los habitantes de la isla 🙁

¿Qué hay en la isla?

En la isla tienen un montón de cosas para ser tan pequeña y remota. Aparte del supermercado, el campo de golf y el cibercafé que ya os he enseñado, éstas son algunas de las más interesantes:

Una escuela para alumnos hasta los 16 años, (con sala de informática y todo!) Construida en 1975 (hasta entonces había que irse fuera a estudiar)
Eso sí, no hay universidad.

Una pista de tenis y una piscina:

Para ellos la “atracción” turística de la isla es el cráter del volcán, a 2062 m, porque dentro hay un lago con forma de corazón. Para mí, la atracción es la isla entera:

En la isla también hay un hospital, con su ambulancia y todo, aunque nunca han tenido que usar la sirena (*pretends to be shocked*). Pero en la isla no hay doctores, sólo hay 2 o 3 enfermeras. A los doctores y el resto de enfermerxs tienen que traerlos de fuera, y hacen estancias de 6 meses a 2 años.

Ocurre lo mismo con los maestros de la escuela. Normalmente hay 2 doctores en la isla que hacen guardias de 12 horas, así que intentan que tengan especialidades complementarias para poder cubrir todo tipo de emergencias.

Para todo lo que no sea extremadamente urgente, te tienes que ir en barco a Ciudad del Cabo.Esto incluye partos.
A las embarazadas las mandan a Sudáfrica a parir, porque no hay nada que guste más a una embarazada que pasarse 10 días en un barco pesquero 😀 
También viene un dentista una vez al año a pasar unos días, y un oftalmólogo cada dos años a revisar a todo el mundo.
(Parece ser que la genética también les causa problemas oftalmológicos)

Como os contaba, una de las principales fuentes de ingresos de Tristán de Acuña son los sellos. Por supuesto, en la isla hay una oficina de correos, que además hace de oficina turística y cafetería del pueblo.
Detallazo el buzón rojo:

También tienen un centro de reuniones y eventos, donde celebran absolutamente TODO, y donde se encuentra el único pub de la isla: “The Albatross”. Allí se puede probar la cerveza local de la isla, la “Island Brew”, hecha con bayas autóctonas que se encuentran junto al volcán.

En Tristán también hay un museo. Se llama “The Thatched House”, y es un cottage tradicional de la isla construido con roca volcánica. El interior está hecho con madera rescatada de naufragios. Y ya está, no tiene más.
Ah, y si quieres puedes dormir allí una noche 😀

Por cierto, si alguna vez conseguís visitar Tristán, por £50/noche puedes dormir en casa de un local, y ellos te sirven 3 comidas diarias y te lavan la ropa. También puedes quedarte en una guest house y que te traigan la comida. Las casas son así:

Como hay tan poca gente y todos se conocen, utilizan la página web de la isla como tablón de anuncios, y ahí van avisando (imagino que a sus familiares que viven fuera) cuando alguien nace, cumple años, muere, se casa o se va a estudiar al extranjero. No hay muchos nacimientos en la isla (según el tablón hay 1 al año más o menos), y tampoco muchas muertes, así que cuando alguien muere cierran el pub, bajan la bandera a media asta y cancelan la jornada laboral. 

Hay tres cementerios, y allí está la tumba de William Glass, la cual cuidan con muchísimo cariño. Una vez se rompió la lápida y escribieron una noticia entera contando cómo la habían arreglado con plexiglás.
Ah, cuando se muere alguien, hacen velatorio en el hospital, y lo trasladan en el land rover del policía. Las mujeres pasan por todas las casas recogiendo flores para hacer coronas y ponerlas en la tumba. 

En la isla tienen un manantial de agua potable y un riachuelo que se llama Big Watron. La roca volcánica filtra el agua. También cuentan con un sistema de suministro y alcantarillado instalado en los años 50. La erupción volcánica se lo cargó pero lo arreglaron ☺️
En cuanto a la energía en la isla, normalmente usan generadores y propano, pero han empezado a instalar placas solares con la intención de que pasen a ser su principal fuente de energía.
Como os podéis imaginar, no les gusta depender de otros

También está el que llaman edificio de la administración. Es el único edificio de dos plantas de la isla (debajo está el cibercafé). Allí están la administración y la tesorería y se hacen las reuniones del consejo de la isla.

El gobernador es el mismo de Santa Elena. La Reina de Inglaterra elige al gobernador de Santa Elena (gobernador también de Ascensión y Tristán) y éste a su vez elige al administrador de Tristán. El administrador (que por cierto, se puso en contacto conmigo a través de Twitter y es muy agradable), gobierna con la ayuda del consejo de la isla, que está formado por 8 miembros electos y 3 designados. La isla tiene su propia legislación, pero también pueden aplicarse las leyes de Santa Elena según les convenga (si no contradicen a las suyas y modificándolas como crean necesario)

En las olimpiadas formarían parte del comité olímpico británico, como Gibraltar 😊 

Otras curiosidades

Edimburgo de los Siete Mares se llama así en honor a la visita que hizo el Príncipe Alfredo, Duque de Edimburgo, durante en su vuelta al mundo en 1867.

Como tienen ovejas y no hay tiendas de ropa, tejen mucho. Tienen una tienda de souvenirs y allí venden unos calcetines de lana que ellos llaman “calcetines del amor”. Son típicos y yo sigo sin entender muy bien por qué 🤷🏼‍♀️

En Tristán se consume muchísimo whisky. Mucho.
Tanto, que la media es de CINCUENTA botellas anuales por persona.
Eso es una botella por semana 😳

La fascinación por este lugar se remonta a bastantes años atrás. Tristán de Acuña aparece en novelas de Julio Verne y Edgar Allan Poe, entre otros.

A los habitantes de Tristán de Acuña se les conoce como TRISTONES 🙃(Sí, es su gentilicio real!) 

Una vez al año, hacen lo que se conoce como el “Ratting day”. Tocan un gong por la mañana, y todos los hombres del pueblo se van con sus perros a cazar ratas a los campos de patatas. Al final del día, dan un premio a la persona que tenga más colas de rata, y otro a la más larga.

Como ya os dije, pertenecen a Santa Elena, pero curiosamente, en lugar de utilizar la Libra de Santa Elena (SHP) utilizan la Libra Esterlina (GBP) £££

La isla tiene su propio equipo de fútbol, el TDCFC. Por supuesto, es el más remoto del mundo y no tienen contrincantes 🤷🏼‍♀️ Así que tienen que dividirse y jugar entre ellos.

En la isla no hay crimen, y cuando hay problemas suelen venir de la gente que visita Tristán en yate. En un artículo de 2010, el policía de la isla contaba que no había arrestado a nadie en 22 años. Tienen un calabozo con una sola cama, que no usan desde los años 70 cuando dos pescadores se pelearon con cuchillos. ¡Seguro que lo recuerdan como toda una anécdota!

El color de piel de los habitantes es algo variado como podéis ver en las fotos. Esto se debe principalmente a que las mujeres que vinieron de Santa Elena en el siglo XIX eran negras.

Las ratas llegaron a Tristán de Acuña en barcos y a lo largo de la historia han causado mucho daño a la flora y fauna, especialmente a especies como el albatross. Es uno de los motivos por los que hacen la caza de ratas 🐀

El 31 de Diciembre celebran el ‘Old Year’. Un grupo de isleños se disfraza de criaturas llamadas “Okalolies”, y va por las casas haciendo fechorías (como tirar a alguien a la piscina) y buscando hospitalidad. Si te pillan tienes que servirles refrescos:

A finales de Febrero celebran el ‘Queens Day’. Es toda una fiesta con un montón de actividades para niños y adultos. Desde tiro de cuerda hasta competiciones de beber cerveza o “pantyhose bowling” (bolos con medias). También exponen sus mejores patatas 🥔 y zanahorias, y hacen un concurso de dibujo para los niños y una competición de pasteles 🤤

Como son católicos, celebran la Navidad, y cierran todo hasta mediados de Enero. El último día antes de las vacaciones de Navidad (que allí es en verano) hacen fiestas y disfrazan a sus compañeros.

El clima en Tristán es suave. Veranos cortos y nublados, inviernos largos, húmedos y también nublados. Hace bastante viento y las temperaturas suelen estar entre los 10-20°C, con máximas de 25°C y mínimas de 8°C.
Las actividades que hacen cada día dependen de cómo esté el tiempo 

La isla tiene dos playas, Big Beach y Little Beach, aunque ambas fueron “destruidas” por la erupción volcánica

Creo que Tristán de Acuña es un lugar que, pese a estar “atrasado” en ciertos aspectos, deberíamos tomar como ejemplo en muchos otros. ¿Cuántas ciudades y pueblos modernos podrían ser así de autosuficientes? 
Un pueblo prácticamente incomunicado, en el que todos te conocen, pero donde puedes cultivar y pescar tu propia comida, donde no hay ricos ni pobres y donde todo se comparte y se celebra. No sé vosotros, pero yo me iba un tiempecito allí a desconectar y aprender de ellos. 

Fuente principal, y web de la isla: tristandc.com 

1 Comment

  1. Fabian
    12/06/2020 / 21:45

    Hola , muy bueno tu relato de este lugar inhóspito. Me interesan mucho las islas aisladas de todo, es increíble como aguantaron esas personas ahí. Sobre todo como se fueron desarrollando en ese ambiente muy puro.Yo si arranco desde mi país demoro como 10 días, estoy en Uruguay , casi en la linea de ciudad del cabo pero hacia el oeste. Si algún día picas por aquí hay lugares muy hermosos para visitar.

¡Deja un comentario!

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.